jueves, 28 de agosto de 2008

24. Cada vez que te digo adiós... debería ser la última

Despedidas. Una y otra vez, en diferentes momentos, a diferentes edades siempre tenemos que enfrentarnos a una despedida; a veces temporales, a veces definitivas, pero siempre dolorosas. Aunque también están los reencuentros, esperados, emotivos, felices... o tal vez no tanto.

....................................................................................................

Aeropuerto Jorge Chavez. 12:00 a.m. Hace 7 años
Casi toda mi familia materna (mi abuelita, tíos, primos, sobrinos, mi mami y yo) estaba reunida esperando la llegada de mi prima Cristina con sus hijitos. En aquella época todavía el Jorge Chávez no había sido remodelado, y como siempre, habían muchísimas personas viendo esa gran pizarra electrónica que anunciaba llegadas desde todos los puntos del planeta (o al menos así me pareció).
De pronto, mirando a la gente y sus rostros (para no aburrirme en la espera) vi a una no tan jovencita vestida con un vestido similar al de Cenicienta: color celeste, de tul, una pequeña tiara en la cabeza, guantes blancos hasta el codo, cabello rubio (con su plata) y cepillado en un peinado muy familiar. Para ser sincera, en esas situaciones de reencuentros me pongo extremadamente emotiva, y esa escena de alguna manera me emocionó (tal vez haya sido mi subconciente que regresó a mi infancia y creyó estar en un Disneyworld Cholo).
Me quedé observándola durante algún rato, mientras que la pizarrita indicaba que el avión de mi prima ya había aterrizado, pero, aunque los pasajeros del ese avión seguían saliendo y reuniéndose con sus familias, mi prima y sus hijitos no. Este retraso (que terminó siendo de unas 3 horas por pérdida de maletas X_X) me permitió ver llegar al príncipe. Sí, así como lo leen, el príncipe llegó una hora después de mi descubrimiento de Cenicienta en el Jorge Chávez.
¿Y qué creen que pasó?
¿Un encuentro super hot?
No, estaban en público.
¿La Ceni se convirtió en la Bella Durmiente por el desmayo?
Tampoco, yo la vi bien paradita.
¿Entonces?....
Bueno pues, contrario al super encuentro que yo esperaba, llegó un señor algo mayor, de rasgos orientales, que la besó (piquito), abrazó y nada más. Ni una sola lágrima, ni una sola expresión real de emoción.
¿Qué pasó en la ausencia del Príncipe? ¿Hace cuánto no se veían?¿Qué historia extraña se tejería detrás de esa mala copia de cuento de hadas?

....................................................................................................

Desde hace 2 años, muchos amigos han partido a tierras lejanas para buscar un futuro mejor. Otros pocos han renunciado a caminos escogidos para intentar un sueño.
En todos los casos, antes de partir siempre se ha realizado una despedida de algún tipo: cómica, no deseada, alegre, totalmente húmeda (por las lágrimas!!), pero despedida al fin y al cabo.
Alguna vez tuve que decidir entre irme a buscar un mejor futuro (en teoría y según mi querido padre) o quedarme. La decisión de quedarme estuvo regida principalmente por no dejar a mi familia; pero además había una variable: mi enamorado de aquel entonces (que me lloró casi 1 día cuando se enteró de la posibilidad). Sólo puedo decir que no me arrepiento de no haberme ido, porque mi familia (con todas sus cosas) es el mejor regalo que tengo, por nada más.
Pienso que muy probablemente mis amigos pasaron por la misma duda. Todavía veo en los nicks del msn saludos, amores a la distancia, a kilómetros, pero otros son sólo silencio en ese aspecto.
¿Será que la ambición por el crecimiento profesional fue mayor que la pasión por el crecimiento personal, de pareja? Si es que sí o no, no los juzgo, sólo es una pregunta que cada uno debe resolver, al final es su vida y cada uno de nosotros determinamos nuestras prioridades y el equilibrio que hacemos entre ellas.
Pero esta situación no sólo se aprecia en la partida a otro país, a otra ciudad y, con ello, a otra vida. A veces, las personas se enfrascan tanto en su crecimiento personal que teniendo a su lado a alguien "querido", que los comprende y los apoya, simplemente se alejan emocionalmente, y ese alguien a veces queda esperando que las prioridades cambien, porque ni uno ni otro se atreve a sincerar la situación, y mientras tanto se convierte en el apoyo incondicional que no siempre es reconocido; es casi una despedida con promesa de retorno.
Recordando estas historias creo que la canción que mejor representa esta situación de despedidas es aquella que en el '87 fue el 4to lugar del Hisparock de Radio Panamericana, y como todo buen rock en español de esa época, se mantiene vigente.

Nena no te pongas mal
Yo diría que el ponerse mal tiene mucho que ver con la intuición femenina de que, en efecto, no todo está bien.

Sabes que esto cambiará
Claro que cambiará. Y no necesariamente para bien. Creo que la historia de la Cenicienta del aeropuerto lo ilustra bastante. No creo que la despedida de esa pareja haya sido tan fría. Aunque quién sabe, a veces podemos ponernos la mascarita de hierro para no dejar notar nuestra emoción al partir, pero ¿realmente dura?¿y dura hasta mucho después del retorno?

Yo luché por tanto tiempo por lograr lo que ahora tengo
La pregunta sería si realmente tiene algo más que una oportunidad. Muchas partidas son eso, sólo una oportunidad, no hay nada concreto, sólo una opción. Lo cual no es malo, pero empieza el "YO", "YO" esto y "YO" aquello. Un "YO" que fuera de control puede ser muy malo en todo sentido, no sólo en el de pareja.

Que es muy grande la ciudad si no estás bien convencido que querés llegar muy alto aunque sea duro el camino
Esto me suena a un amor provinciano, ¿es cierto no? Conozco amigos que dejaron a su enamorada en su ciudad natal y la distancia mató todo. ¿Es grande la ciudad? Cierto, puede ser muy grande, y si quieres llegar alto con mucha mayor razón, pero deben ser concientes de que están sacrificando muchas cosas. ¿Realmente lo son?

Y tenés que dejar a la gente que amás y a ella que te mira con tristeza y alegría
Pero claro, siempre y cuando no sea egoista y te llore y te diga "si te vas no vuelvas" o te llora un día entero...

Y te dice: "que te vaya bien mi amor... yo te espero, siempre te esperaré..."
Sólo puedo decir que la espera cansa. A mí en lo particular no me gusta esperar, sin embargo lo he hecho, no necesariamente por una partida. Pero, tarde o temprano cansa y todo feeling bonito que puedes sentir se muere poquito a poquito y, volviendo a los cuentos de hadas, se siente casi como la caída pétalo a pétalo de la Rosa que mantenía con vida a la Bestia (que a veces el amor puede ser una bestia, o te enamoras de un bestia, o... jajaja) mientras la Bella no se templaba de él. Por otro lado, también puede darse una espera "aparente". Sí señores, una espera aparente en la que el que se queda les muestra su mejor carita, su mejor comportamiento, recordándoles que son su mejor opción; pero bien dicen que amor de lejos amor de 4 y como leía en un post, siempre está el amigo, o amiga, dispuest@ a ser la compañía perfecta en su ausencia.

Por favor no tengas miedo vos me vas a sostener y cuando todo sea adverso pensando en vos voy a estar muy bien
Esto si me parece un chantaje sentimental. Obvio, el pata necesita un punto fijo y por eso no la deja ir, sino que la calma y le dice pensar en tí me hace bien. Sí, claro, como si lo fuese a hacer. Aunque la verdad a veces terminan por hacerlo, pero cuando realmente las cosas les han ido mal, cuando la vida los ha golpeado y recién valoran lo que tenían. Si les va bien, pocos son los que retornan.

Para cargar sobre mis hombros a este mundo que al fin pesa por la envidia y el odio de la gente que no puede ser feliz.
Esto es algo con lo que todos nos encontramos, por lo tanto no es algo particular de una partida. La envidia, el odio de la gente, la poca moral y ética es pan de cada día en muchos trabajos, negocios y empresas. Y para muestra, el siguiente botón:
Mi trabajo consiste principalmente en evaluar, revisar y recomendar acciones sobre el trabajo de terceros, que son mayores que yo, que en años tienen más kilómetros recorridos, pero en los temas que yo manejo no necesariamente, y menos lo hacen siempre bien. Como se imaginarán este tipo de trabajo tiene sus dificultades, total, a nadie le gusta que le revisen su trabajo, y por ende no siempre es bienvenido.
Pero recientemente, en una actitud completamente falta de ética y cobarde en mi opinión, uno de mis revisados no tuvo mejor argumento a sus malas calificaciones que decir que las había obtenido porque quién las revisaba no era alguien "con experiencia" y que mi trabajo "no valía" mientras el suyo sí, y que lo mismo pensaban todos los revisados (a quienes en más de una ocasión he oido comentar en privado y en público serias dudas sobre la calidad profesional del revisado en mención).
Les resultará obvio que no me voy a pasear por todo el edificio CV en mano evidenciando mi experiencia; tampoco pretendo que todos le encuentren el mismo valor a mi trabajo; menos voy a perder objetividad al realizarlo por este incidente;y por un tema de ética y confidencialidad la experiencia fallida de este Guy (que la hay) no la voy a publicar en internet (aunque haya estado tentada de hacerlo).
Sólo puedo decir que me debe una, y bien grande, que, como siempre, no la cobraré yo, pero será cobrada.

Tengo que pensar en otra cosa, es hora de cambiar el rumbo, el mundo está girando locamente y yo ya estoy cansado de estar tan cuerdo
Realmente creo que a estas alturas de la vida, el año, el país, etc. etc... todos estamos cansados de estar tan cuerdos....


Me pregunto si realmente nos deberíamos decir adiós cada cierto tiempo, o tal vez debería haber una vez definitiva.
En las partidas, ¿valen las promesas? ¿es válido y bueno dejar relaciones inconclusas con la esperanza de volver?¿Se puede prometer eso? ¿No será mejor decir, aunque duela, "Game Over", "Strike 3", etc. y así cada persona pueda continuar sin una atadura mental antes que real?
En este momento me inclino por el "Game Over" y les diría que no dejen cosas inconclusas, mejor corten todo, no dejen hilitos sueltos que jalar luego para mantener una relación que al retornar puede ser inexistente (Recuerden a la Cenicienta o a la Bestia y su rosa).
Y si se han estado diciendo adiós varias veces, que la que viene, sea la última (palabra de Scout!!.. aunque, ahora que recuerdo, nunca fui uno jajajaj)

Dark Jey

PD: Como no encontré un buen video con la versión que me encanta de esta canción decidí armar el mío propio. Espero les guste!! (La versión es de Tracción Acústica)

video

5 comentarios:

Blanca dijo...

Darkjey, quiénes son esos idiotas de tu chamba? Que mallllllllllllllllll!!!!!!!!!!! Oseaaaaaa como fueron seleccionados, pásame sus nombres por favor :P
Llendo a tu post, es muy triste este tema de las despedidas pero sí, tienes razón, muchas veces son necesarias para el crecimiento e inclusive la felicidad, de los que se separaran. Pero acuérdate que los reencuentros son mejores jejeje. Por otro lado, eso de ser un amigo incondicional que espera y espera, aguanta que te aguanta y escucha hasta que las orejas se te ponen rojas... para que luego te dejen de lado por algo que es "más prioritario", es el riesgo que te corres por ser totalmente sincero y "amigo"; y porque uno nunca llega a conocer a la otra persona a la que entrega tanto tiempo de su vida puedes recibir un "premio" así :(. Pero como dicen por allí, el que no arriesga no gana :)
Me encantó tu video, muestra la segunda parte pe!

Lulita dijo...

Hola soy la manita de tu manito Juan:
Tienes mucha razón. Yo por tonta seguí con un chico. Bueno..como dices siempre hay las oportunistas..
Ojalá la próxima vez encuentre alguien q me valore más y de quien no sea su tercera o cuarta prioridad..
Hombres tenian q ser!!
(sorry manito pero tú mismo lo dijiste jajaja)

Dark Jey dijo...

Blanquita:

Idiotas hay en todas partes. Sólo hay que tratar de sobrellevarlos y ver si son tan "hombrecitos" de decirte esas cosas en tu cara.

Me encantó la frase "el que no arriesga no gana", ya que se podría hacer toda una disertación al respecto; al menos a mi me gusta jugar a ganador y tal vez por eso es que duele más cuando te encuentras con la triste realidad.

En fin, esperemos que las cosas nos vayan mejor siempre!!

Un abrazo y gracias por comentar.

Lulita:

Para empezar, no eres tonta, probablemente estabas enamorada y cuando eso ocurre "la esperanza es lo último que se pierde", y a veces termina por perderse, pero nos cuesta darnos cuenta.
No somos tontas, sólo estamos ilusionadas, casi "viviendo por un sueño" y eso nos hace más vulnerables y tolerantes. Sólo nos queda pedir al de arriba que nos abra los ojos cuando sea necesario, no antes y no después.

Un abrazote para ti, y seguro ya nos veremos cuando llegue el JuanK.

Nos vemos

Dark Jey

Anónimo dijo...

Linda canción, me gusta como escribes oye, y te lo he dicho muchas veces, me gusta más cuando escribes las cosas que te vienen de adentro, aun sigo esperando tu post "perfecto"...
Atte.
Dexter Morgan

Dark Jey dijo...

Dexter Morgan:

Define Perfecto

ATTE.

DJ